5 cosas que usted necesita saber acerca de su peso y de las dietas

Como profesional, he trabajado con cientos personas que continuamente están luchando con una dieta crónica. Una de las muchas cosas que me gusta de mi trabajo es que cada persona viene con su propia historia. Pero después de haber escuchado cientos, tal vez miles de estas historias, algunos temas universales comienzan a emerger.


imagen corporal


Estos son 5 puntos que mis pacientes me han enseñado acerca de nuestra obsesión cultural por la pérdida de peso. Mi esperanza es que estas líneas le hagan reflexionar sobre ese nefasto ciclo de dieta - comer en exceso – angustia. Porque la lección más importante que he aprendido es que hay una salida, pero la solución no siempre es la que uno cree que es.


1.) La imagen corporal no tiene absolutamente nada que ver con el peso

Cuando comencé a trabajar en una clínica que se especializaba en personas con malos hábitos de alimentación, pensé que iba a trabajar con una gran cantidad de personas calificadas normalmente como con "sobrepeso" u "obesas". Pero aprendí que esto estaba bastante alejado de la realidad y que el rechazo al propio cuerpo no discrimina por tamaño. Recuerdo que una vez fui a la sala de espera a conocer a una mujer que me había dicho por teléfono que estaba buscando ayuda porque odiaba su aspecto físico, tanto que a veces era difícil para ella salir de su casa. Al verla, descubrí a una mujer que reunía todos los criterios de las normas tradicionales de belleza. Cuando entró a mi oficina me describió su relación abusiva con la comida y el auto-odio hacia su físico. Allí me di cuenta de que hay mucha gente que ha declarado la guerra contra su propio cuerpo, independientemente de su peso y tamaño corporal.


2.) Cambiar su cuerpo no es la respuesta

Nos han lavado el cerebro para creer que si nuestro cuerpo se viera de forma en que los “expertos” nos dicen que se supone que tiene que estar, a continuación vamos a dejar de angustiarnos por nuestra contextura física. Esto no es verdad. ¿Alguna vez has mirado hacia atrás, en una época que eras más delgado y pensaste "si estaba tan bien en aquella época, por qué no lo apreciaba? Si tan sólo pudiera volver a aquel peso, sería feliz".
No, no eras feliz cuando estabas en ese peso y con toda probabilidad no serás feliz si vuelves a él. Porque, como dice el punto 1, la imagen corporal no tiene absolutamente nada que ver con el peso.


3.) Hacer dieta no funciona

Incluso si la pérdida de peso hizo mejorar la forma en que se sintió sobre sí mismo, el problema es que no hay una buena manera de hacerlo. Aprendí esta lección durante mis años como investigador en casos de obesidad. Asistí a conferencias en las que oí los resultados de cientos de resultados de estudios realizados por verdaderos expertos en obesidad, y todo apuntaba a la misma conclusión: Nadie tiene ni idea de cómo hacer que la gente, al perder peso, pueda mantenerlo en el largo plazo. Cualquier investigación que incluía un período de seguimiento significativo, tenía pésimos resultados, prácticamente todas las personas volvían al peso original. Es por ello que aprendí que las dietas no funcionan.


4.) Los problemas con la comida no necesariamente desaparecen cuando se abarcan  otros problemas emocionales

He tenido una gran cantidad de pacientes que han venido a mí después de años de psicoterapia, a menudo muy buena psicoterapia; tratamientos en los que estos pacientes han hecho progresos significativos y cambios en muchas áreas de sus vidas. Pero incluso cuando los problemas de depresión, ansiedad, o de relaciones mejoran, los temas de alimentación a menudo permanecen. A pesar del hecho de que comer en exceso es a menudo provocado por problemas emocionales subyacentes, parece como si la resolución de esos problemas emocionales no fuera suficiente para liberar a estas personas de su tormentosa relación con la comida y de su angustiosa relación con sus cuerpos.


5.) La obsesión con la alimentación saludable puede conducir a desnutrición y al aislamiento social

Por último, voy a describir una forma de actuar bastante típica en personas que en algún momento tuvieron problemas con la comida. Y es que viran hacia un comportamiento alimenticio compulsivo y excesivamente restrictivo, con muchas reglas auto-impuestas sobre comer sólo alimentos que consideran saludables, hasta el punto de eliminar grupos enteros de alimentos. Generalmente, estas personas comienzan a basar su autoestima en los hábitos alimenticios. Y como resultado de esto, sienten gran ansiedad si rompen sus propias reglas dietéticas y con frecuencia comienzan a tener problemas sociales, académicos o relacionados con el trabajo.
Alguien que actúa de esta forma puede comenzar a juzgar la manera en que otros comen, y al mismo tiempo, se sienten moralmente superiores sobre la forma que ellos mismos se alimentan. Este comportamiento generalmente comienza como una intención de adoptar hábitos más saludables pero puede convertirse en una conducta física y psicológicamente perniciosa. 



Hipertensión arterial: 7 consideraciones que hay que saber


Conocer los hechos puede ayudar a tomar decisiones inteligentes. Es por ello que hoy analizamos algunos argumentos comunes en la creencia popular sobre la hipertensión arterial, que pueden no ser del todo correctos y conducir a problemas severos de salud.


hipertensión arterial

1.)  Mi hipertensión es hereditaria y no hay nada que pueda hacer

Es cierto que la hipertensión arterial puede deberse a factores genéticos. Si padres o parientes cercanos han tenido presión arterial alta, es más probable que la persona la desarrolle también. Sin embargo, opciones en el estilo de vida como practicar actividades deportivas o la dieta, han permitido a muchas personas con antecedentes familiares de presión arterial alta evitar esta patología.


2.) No consumo sal de mesa, así que tengo controlada mi ingesta de sodio

No en todos los casos, pero a muchas personas el sodio puede aumentar la presión arterial. Pero controlar el sodio significa algo más que simplemente evitar el salero en la mesa. También significa verificar las etiquetas, porque hasta el 75% del sodio que consumimos está oculto en alimentos procesados como salsa de tomate, sopas, condimentos y conservas. Cuando compre alimentos preparados y preenvasados, lea las etiquetas. Observe la palabra "sodio" o el símbolo "Na" en las mismas. Estas palabras muestran que cantidades de sodio están presentes.
El requerimiento de sodio por persona es de 500 mg/día aproximadamente. Sin embargo, en promedio, hasta 3 gramos de sodio están contenidos en los alimentos que consume una persona diariamente.


3.) Yo utilizo sal marina o kosher, en lugar de sal de mesa

Mucha gente piensa que estas alternativas son bajas en sodio y que por tanto no significan un problema. Sin embargo, químicamente hablando, la sal marina o la sal kosher son iguales que la sal de mesa: 40% de sodio, y cuentan lo mismo en el consumo total de sodio. La diferencia es que la sal de mesa es una combinación de dos minerales: sodio (Na) y cloruro (Cl).


4.) No tengo síntomas de hipertensión arterial

Sólo en Estados Unidos, 85 millones de personas tienen hipertensión arterial, y muchas de ellas no lo saben o no experimentan los síntomas típicos de esta patología: agitación, nerviosismo, sudoración, insomnio, cara enrojecida. En un sinnúmero de casos, la hipertensión es asintomática, y las personas la padecen durante años sin saberlo. En ese caso, es posible que la presión arterial alta le esté dañando las arterias, corazón y otros órganos. No cometa el error de pensar que, porque no hay síntomas, no existe el problema.


5.) He leído que el vino es bueno para el corazón, lo que significa que puedo beber todo lo que quiera

Si usted bebe alcohol, incluyendo vino tinto, debe hacerlo con moderación. El consumo intenso y regular de alcohol puede aumentar drásticamente la presión arterial. También puede causar insuficiencia cardíaca, conducir a un derrame cerebral o producir latidos cardíacos irregulares. Demasiado alcohol puede contribuir a triglicéridos altos, cáncer, obesidad, alcoholismo, además de provocar accidentes. Si bebe, limite el consumo a no más de dos bebidas al día para los hombres y una bebida al día para las mujeres. Generalmente, una bebida equivale a una cerveza de 355 ml (una lata), un vaso de vino de 120 ml, o un vaso de de 45 ml de bebidas de mayor graduación alcohólica (coñac, vodka, ron, pisco, tequila, whisky, etc.)


6.) Ya me he tomado la presión arterial y estoy bien

Debido a que la presión arterial es fluctuante, con tomársela una vez o en períodos muy prolongados de tiempo no es suficiente. En realidad, debe medirse regularmente y a distintas horas del día. Ya que la presión, por cuestiones hormonales, tiende a subir en determinados momentos a lo largo de la jornada, por ejemplo, muchas personas experimentan una subida de la presión en las primeras horas de la mañana. 


7.) Me diagnosticaron hipertensión, pero ahora la tengo normal

Esta es la excusa que mucha gente utiliza para dejar de tomar la medicación o abandonar la dieta. Hay que ser consciente de que la hipertensión arterial puede ser una enfermedad de por vida y el hecho de tenerla normal en un determinado momento no significa que el problema haya terminado. Siga cuidadosamente las recomendaciones de su médico, incluso si esto significa tomar medicamentos todos los días durante el resto de su vida. 



El antioxidante resveratrol podría ayudar a las arterias de personas con diabetes

Un estudio ha encontrado que el antioxidante resveratrol, que se encuentra en uvas, vino tinto, maní (cacahuetes) y arándanos, disminuyó la rigidez de las arterias en personas con diabetes tipo 2.


uvas

La rigidez de las arterias, llamada arteriosclerosis, aumenta el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

"En el tratamiento con resveratrol, las personas con diabetes tuvieron una tendencia hacia la mejora de la rigidez arterial, y en las personas con mayor rigidez el beneficio era mayor", dijo la investigadora principal Dra. Naomi Hamburgo, jefe de la sección de biología vascular en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.

A medida que las personas envejecen las arterias se endurecen, lo que puede conducir a un mayor riesgo de enfermedad cardíaca. En personas con diabetes tipo 2 y obesidad, este proceso comienza antes y puede tener consecuencias más graves.


Los alimentos más ricos en resveratrol son: uvas, vino tinto, arándanos, maní (cacahuate), nueces, avellanas, almendras, pistachos y ostras.


El estudio
  
La arteria más grande del cuerpo es la aorta, que lleva la sangre del corazón hacia el resto del cuerpo. Para el estudio, los investigadores midieron el espesor aórtico de 57 pacientes con diabetes tipo 2 (56 años en promedio y la mayoría con obesidad). Los investigadores también realizaron pruebas para medir la salud de los vasos sanguíneos.

Algunos pacientes recibieron suplementos de resveratrol, mientras que a los otros se les administró un placebo. En general, el estudio encontró una tendencia hacia una menor rigidez aórtica en los participantes que tomaron resveratrol.

Por ejemplo, en un subgrupo de 23 pacientes que tenían la aorta excepcionalmente rígida al comienzo del estudio, dosis diarias de resveratrol de 100 miligramos (mg) durante dos semanas redujeron la rigidez en casi un 5%. Ese régimen fue seguido por dosis de 300 mg durante dos semanas más, lo que disminuyó la rigidez en un 9%.
Además, los investigadores encontraron que la rigidez aórtica aumentó entre los que tomaron el placebo durante las cuatro semanas.

En estudios con animales se ha demostrado que el resveratrol activa el gen SIRT1, que parece retrasar el envejecimiento y el desarrollo de varias enfermedades.

Para ver si esto sucedía también en humanos, los mismos investigadores tomaron muestras de los revestimientos de los vasos sanguíneos de siete pacientes y observaron la actividad del gen SIRT1. Encontraron que la actividad de los genes aumentó levemente después de la suplementación del resveratrol. Sin embargo, dicen los autores, que esto no es prueba de que el resveratrol active un gen de la longevidad, solo que hubo una asociación.

"Sabemos que las personas que beben vino tinto y comen nueces viven más tiempo, pero ¿por qué?" Dijo el Dr. Byron Lee, profesor de medicina en la Universidad de California en San Francisco. "Es emocionante ver como los científicos comienzan a desentrañar el misterio". Este estudio demuestra que un antioxidante natural que se encuentra en alimentos puede revertir los cambios relacionados con la edad en las arterias, dijo Lee, que no participó en el estudio.

Muchas personas obtienen el resveratrol en su dieta diaria. Sin embargo, la doctora Hamburg señaló que las dosis de resveratrol utilizadas en el estudio son mayores que la que existe en un vaso de vino tinto, una de las fuentes más importantes del antioxidante.

El estudio fue financiado por el Instituto Nacional de Corazón y el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa de los Estados Unidos.


Referencia:
https://www.drugs.com/news/red-wine-antioxidant-might-help-diabetics-arteries-65462.html


Si no es la grasa saturada ¿qué es lo que obstruye las arterias?

Después de décadas de creer que las grasas saturadas de la dieta estaban asociadas con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2, distintos meta-análisis de estudios observacionales recientes han dado cuenta de que no hay tal asociación en adultos sanos. Es decir, la creencia de que la grasa de los alimentos obstruye las arterias es simplemente errónea. 

arteria


Una revisión sistemática histórica y un meta-análisis de estudios observacionales no mostraron asociación entre el consumo de grasas saturadas en adultos sanos y:
1) mortalidad por todas las causas
2) cardiopatía coronaria
3) mortalidad por cardiopatía isquémica
4) accidente cerebrovascular isquémico
5) diabetes tipo 2

De manera similar, en la prevención secundaria de cardiopatía coronaria, no hay beneficios en reducir la grasa, incluida la grasa saturada. Es instructivo señalar que en un estudio angiográfico en mujeres posmenopáusicas con enfermedad coronaria, una mayor ingesta de grasa saturada se asoció con una menor progresión de la aterosclerosis mientras que el consumo de carbohidratos y azúcares se asociaron con una mayor progresión.

Prevenir el desarrollo de la aterosclerosis es importante, pero es la aterotrombosis el verdadero asesino. La mayoría de los eventos cardíacos ocurren en sitios con más del 70% de obstrucción de la arteria coronaria y éstos no generan isquemia (disminución o detención de la circulación de sangre a través de las arterias) en la prueba de estrés. Cuando las placas se rompen, la trombosis coronaria y el infarto de miocardio pueden ocurrir en cuestión de minutos.

En comparación con el consejo de seguir una dieta baja en grasa (37% de grasa), una dieta mediterránea sin restricciones energéticas (41% de grasa) suplementada con al menos cuatro cucharadas de aceite de oliva extra virgen o un puñado de nueces, tuvo una reducción de hasta un 30% de eventos cardiovasculares en más de 7500 pacientes de alto riesgo.

Además, el meta-análisis demostró que la adopción de una dieta mediterránea en la prevención secundaria mejoró los resultados duros para el infarto de miocardio recurrente y la mortalidad por todas las causas, a pesar de que no hubo diferencias significativas de LDL (lipoproteinas de baja densidad) entre los dos grupos. Es el ácido alfa-linoleico, los polifenoles y los ácidos grasos omega-3 presentes en los frutos secos, el aceite de oliva extra virgen, las verduras y el pescado aceitoso lo que atenúan rápidamente la inflamación y la trombosis coronaria. Ambas dietas de control en estos estudios eran relativamente saludables, Es probable que se observen beneficios aún mayores si se comparan las dietas mediterráneas discutidas anteriormente con una dieta occidental típica.



El riesgo del colesterol LDL ha sido exagerado


Décadas de énfasis en la prioridad por bajar el colesterol plasmático, como si esto fuera un fin en sí mismo y conducir al mercado hacia el "efectivo para bajar el colesterol" y "bajo en grasa" de alimentos y medicamentos, ha sido equivocado. Los informes selectivos pueden explicar en parte esta idea errónea. El experimento coronario de Minnesota revela que la sustitución de grasas saturadas por aceites vegetales que contienen ácido linoleico aumenta el riesgo de mortalidad a pesar de las reducciones significativas de LDL y colesterol total.


Una alta proporción de lipoproteína de alta densidad (HDL) en el colesterol total es el mejor predictor de riesgo cardiovascular. Por lo tanto es este cálculo y no el colesterol LDL lo que realmente predice el riesgo.


Una alta relación HDL en el colesterol total es también un marcador sustituto para la resistencia a la insulina (es decir, la insulina sérica crónicamente elevada en la raíz de la enfermedad cardíaca, la diabetes tipo 2 y la obesidad). Una revisión sistemática reciente concluyó que el colesterol LDL no está asociado con enfermedad cardiovascular y está inversamente asociado con la mortalidad por todas las causas. La relación entre colesterol total y HDL se puede mejorar rápidamente con cambios en la dieta, como el reemplazo de carbohidratos refinados por alimentos sanos ricos en grasa tales como:

  • Almendras
  • Nueces
  • Maníes o cacahuetes
  • Aceite de oliva
  • Pescados (salmón, caballa, arenque, atún, etc.)
  • Semillas de girasol
  • Soja
  • Semillas o aceite de linaza
  • Aceite de maíz

Como combatir la resistencia a la insulina (niveles crónicamente altos de insulina sérica) e inflamación


En comparación con los individuos físicamente inactivos, aquellos que caminan unos 150 minutos por semana (o más) pueden aumentar la esperanza de vida entre 3,4 y 4,5 años, independientemente del peso corporal. Caminar regularmente también puede ser más efectivo que correr para prevenir la enfermedad coronaria. Y sólo 30 minutos de actividad moderada al día (más de tres veces por semana) mejora significativamente la sensibilidad a la insulina y ayuda a revertir la resistencia a la misma (es decir, disminuye los niveles crónicamente elevados de insulina que están asociados con la obesidad). Esto ocurre independiente de la pérdida de peso.

Otro factor de riesgo para la enfermedad coronaria es el estrés. Un trauma de la infancia puede conducir a una disminución de la esperanza de vida de hasta 20 años. El estrés crónico aumenta la resistencia de los receptores de glucocorticoides, lo que resulta en un fallo en la regulación de la respuesta inflamatoria. La combinación de un enfoque de estilo de vida en el sentido de una dieta saludable, de practicar actividad física en forma regular y la reducción del estrés, mejorará la calidad de vida y reducirá la mortalidad cardiovascular.

Es hora de cambiar el mensaje en el sentido de la prevención y tratamiento de la enfermedad coronaria. Lejos de medir los lípidos séricos y reducir la grasa saturada en la dieta, la enfermedad de la arteria coronaria es una patología inflamatoria crónica y puede ser reducida efectivamente caminando (casi) todos los días y comiendo comida real. Lamentablemente, no hay ningún modelo de negocio o mercado para ayudar a difundir esta intervención sencilla pero poderosa.


Referencias:
http://www.bmj.com/content/351/bmj.h3978
http://www.bmj.com/content/353/bmj.i1246


Tratando la depresión entrenando la amígdala

Un reciente estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Pittsburgh y publicado en el “American Journal of Psychiatry”, informa que los síntomas depresivos pueden ser sustancialmente disminuidos con el entrenamiento de la amígdala, una región del sistema límbico cerebral que está muy involucrada en la regulación de las emociones. 

cerebro

Investigaciones anteriores habían demostrado que la actividad de la amígdala se aminora en las personas deprimidas, en comparación con las personas que no padecen depresión.

Durante la última década, las técnicas de neuroimagen funcional han avanzado hasta el punto de que es posible medir aumentos o disminuciones de la actividad cerebral en tiempo real.
En este estudio, los autores utilizaron una técnica llamada neurofeedback para demostrar que los individuos pueden entrenar su amígdala.


El Neurofeedback, también llamado 'retroalimentación electroencefalografía', se basa en el registro y análisis automático de la actividad eléctrica del cerebro. Estos parámetros se muestran al individuo y tiene por objeto el enseñar a modificar selectivamente determinados parámetros de la actividad cerebral. Es decir, está destinado a la adquisición de autocontrol sobre determinados patrones de actividad cerebral y la aplicación de estas habilidades en las actividades de la vida diaria.


La investigación

Participaron del estudio 33 adultos con trastorno depresivo mayor moderadamente grave. Ninguno estaba siendo tratado con antidepresivos. El análisis consistió en cuatro visitas: Durante la primera, los participantes completaron varias evaluaciones clínicas y de autoinforme de depresión y ansiedad, así como una prueba de memoria autobiográfica. Este conjunto de evaluaciones se repitió en cada visita posterior.
Cinco días después de la primera visita, los participantes completaron la primera sesión de entrenamiento de neurofeedback, y una semana después, completaron una segunda sesión. Durante la cuarta visita 6 días después, los participantes completaron las evaluaciones una última vez.

Al inicio del estudio, los participantes se dividieron en dos grupos que tenían puntuaciones casi idénticas en las diversas escalas de depresión. Un grupo (18 individuos) recibió neurofeedback de la amígdala; El otro grupo (15 individuos) recibió neurofeedback de una región de la corteza parietal que no está involucrada en la regulación emocional.

Una semana después de la primera sesión de neurofeedback, los participantes del grupo de entrenamiento de la amígdala mostraron disminuciones en las puntuaciones de depresión en comparación con las puntuaciones de referencia.
Hacia el final del estudio, las disminuciones en los síntomas depresivos fueron aún mayores en este grupo y se asociaron con el aumento de la actividad de la amígdala además de una recuperación positiva en la memoria. 12 de 18 participantes experimentaron una disminución de más del 50% en los puntajes de depresión y 6 cumplieron criterios para la remisión (definido como reportar muy pocos síntomas depresivos). Sólo dos participantes deprimidos que recibieron el tratamiento en la corteza parietal demostraron disminuciones del 50% en las puntuaciones depresivas y sólo 1 remitió.

Quedan muchas preguntas importantes: ¿Más sesiones darán lugar a un mayor porcentaje de personas que responden y que logran la remisión? ¿Cuánto duran los efectos antidepresivos? ¿Pueden las sesiones de entrenamiento ocasionales (de refuerzo) prevenir la recaída? ¿Puede la gente practicar el método en ausencia de retroalimentación para sostener mejoras?

Actualmente, esta técnica requiere que un individuo sea entrenado durante varias horas utilizando equipo de imagen funcional costoso. Sin embargo, si investigaciones adicionales confirman la eficacia a largo plazo de este enfoque, es muy probable que se desarrollen métodos más asequibles.

Estos hallazgos preliminares apoyan de nuevo la idea de que la investigación científica básica, que examina regiones específicas del cerebro, puede proporcionar una manera de desarrollar nuevos tratamientos clínicos.


Referencia:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28407727


El papel que juega la dopamina durante las migrañas

Alrededor del 15% de la población mundial sufre de migrañas, que conllevan un dolor de cabeza intenso, así como también una mayor sensibilidad a estímulos generalmente no dolorosos del medio ambiente, un fenómeno conocido como alodinia. A diferencia del dolor asociado con la inflamación, se cree que la alodinia no ofrece ninguna ventaja protectora o utilidad biológica.


migraña


Investigaciones recientes sugieren que las personas con migrañas experimentan cambios cerebrales en los ganglios basales y otras regiones cerebrales. En los ganglios basales el neurotransmisor dopamina ayuda a modular el dolor. 
En un estudio publicado este mes en la revista “Neurology” un grupo de investigadores de la Universidad de Michigan amplió estos resultados y descubrió que las personas con migrañas experimentan fluctuaciones en los niveles de dopamina en el cerebro.


¿Qué es la dopamina?

La dopamina es un neurotransmisor sintetizado a partir del aminoácido tirosina. A través de una serie de reacciones enzimáticas, la tirosina se convierte primero en levodopa, luego en dopamina, luego en norepinefrina y finalmente en epinefrina.

La dopamina puede ser inhibitoria o excitadora dependiendo de qué receptores se activan. Dicho neurotransmisor desempeña muchos papeles, incluyendo los siguientes:

  • Cognición
  • Comportamiento
  • Dormir
  • Estado anímico
  • Movimiento voluntario
  • Aprendizaje
  • Sistema de recompensas
  • Motivación
  • Percepción (si algo llama la atención)
  • Dolor
  • Analgésico

Los autores del estudio utilizaron una tomografía por emisión de positrones (PET scan) para examinar los niveles de dopamina en ocho pacientes con migrañas episódicas y ocho controles sanos. Las exploraciones PET son un tipo de prueba en la que se utiliza una sustancia radiactiva o un trazador para demostrar cómo funcionan los órganos y tejidos del cuerpo.
  

Estos son algunos de sus hallazgos:

a) Los resultados de los escáneres PET indicaron que una caída en los niveles de dopamina ocurre durante un ataque de migraña en reposo y durante la alodinia, cuando estímulos inocuos provocan dolor.
b) Los niveles de dopamina aumentan cuando se aplica calor en la frente, además también tienden a aparecer síntomas de alodinia.
c) Entre los episodios de dolores de cabeza, los participantes con migrañas experimentaron niveles de dopamina comparativamente estables.
d) Cuanto más tiempo una persona ha tenido ataques de migraña, menos dopamina basal se libera durante la fase de dolor.


¿Qué podrían significar estos resultados?

Los resultados apoyan la hipótesis de que las migrañas son una condición periódica. Durante las migrañas, se produce hipersensibilidad sensorial. En períodos de hipersensibilidad, los estímulos no dolorosos, como el tacto ligero, la música, las voces y la luz solar, se vuelven intolerables y dolorosos.

Según los investigadores, una disminución de los niveles de dopamina durante los ataques podría hacer que las personas con migrañas sean más sensibles a estímulos no dolorosos como olor, luz solar, tacto ligero y sonido. Debido a este aumento de sensibilidad, por lo general se perciben como dolorosas las señales nerviosas benignas que se envían desde la piel, los vasos sanguíneos y los músculos.

"Esta reducción de dopamina y su fluctuación en el cerebro durante el ataque de migraña está anunciando que algo no va bien internamente", dicen los autores, "y que necesita tiempo para sanar forzándola a reducir la actividad, esto se puede lograr yendo a una habitación oscura y evitar cualquier tipo de estimulación cerebral".

Cuando los participantes estaban en reposo durante un ataque de migraña, la aplicación de calor en la frente precipitó la alodinia y causó niveles de dopamina muy altos. Este pico intensificó el dolor, las náuseas y los vómitos, empeorando así los síntomas de la migraña. En el momento en que los participantes experimentaron este pico, sus receptores de dopamina podrían haber estado particularmente sensibles y, una vez estimulados, exacerbaron los síntomas de la migraña.


Mirando hacia adelante

Aunque se necesita hacer más investigación para confirmar estos resultados y aprender más, estos hallazgos podrían contribuir a nuestra comprensión del tratamiento basado en la dopamina, así como el comportamiento del paciente durante un ataque de migraña.
Actualmente, se cree que los antagonistas de dopamina, tales como droperidol y metoclopramida, son un complemento eficaz y un tratamiento adicional para la migraña.
Curiosamente, la migraña se ha asociado a trastornos con deficiencia de dopamina incluyendo la enfermedad de Parkinson y síndrome de las piernas inquietas.



Referencia:
http://ns.umich.edu/new/multimedia/videos/24711-brain-scans-show-dopamine-levels-fall-during-migraine-attacks


Lo que hay que saber sobre el uso de ketamina como antidepresivo

Durante los últimos años, una creciente evidencia ha indicado que la ketamina puede tener efectos antidepresivos rápidos, pero de corta duración, cuando se administra por vía intravenosa. Este efecto es a menudo notable y normalmente disminuye en, aproximadamente, una semana. Por lo general, los antidepresivos de uso corriente tardan varias semanas en hacer efecto. El hecho de que la ketamina funcione tan rápidamente ha llevado a nuevas investigaciones que diluciden los mecanismos subyacentes de sus propiedades antidepresivas.


ketamina depresión


La ketamina ya está aprobada en varios países, pero para un uso como anestésico. Las dosis usadas para la anestesia son considerablemente más altas que las que se estudian para tratar la depresión. La ketamina tiene una serie de efectos secundarios, incluyendo la disociación (como las experiencias fuera del cuerpo), alucinaciones, delirios y agitación. También puede causar deterioro cognitivo, además de volverse adictiva.

Debido a que la ketamina ya está aprobada en muchos países, los médicos pueden eventualmente prescribirla para condiciones distintas de aquellas para las cuales está específicamente aprobada. No es raro que los medicamentos se utilicen para estas condiciones "fuera de etiqueta". Muchos pacientes no responden a tratamientos convencionales para la depresión y están desesperados por nuevos procedimientos. Sin embargo, muy pocas pruebas existen para guiar a los médicos en la búsqueda de la manera de sostener los beneficios a corto plazo de la ketamina. Esta falta de información se extiende al uso del fármaco en forma repetitiva. Además, existen efectos secundarios potencialmente significativos, tanto en su utilización a corto plazo como en el uso reiterado. A pesar de estas preocupaciones, hay un número creciente de médicos que están dispuestos a administrar ketamina a personas que sufren de depresión resistente al tratamiento. De hecho, en Estados Unidos varias clínicas anuncian abiertamente el uso de ketamina para casos de depresión.

Una reciente declaración del Consejo de la Asociación Americana de Psiquiatría  publicada en "JAMA Psychiatry" aconseja precaución con respecto al uso de ketamina en tratamientos para la depresión. Este grupo de trabajo recomienda que los médicos realicen una revisión exhaustiva de la historia psiquiátrica y médica previa de un individuo antes de administrar ketamina con el fin de evaluar mejor la relación riesgo-beneficio del tratamiento. Por ejemplo, dado el potencial de abuso, los pacientes con antecedentes de trastornos por la utilización de drogas pueden estar en mayor riesgo de desarrollar un trastorno por uso de ketamina.

Debido a los efectos de la administración de ketamina por vía intravenosa, los autores recomiendan monitorear el estado físico y mental del paciente durante e inmediatamente después de administrarla, además de tener procedimientos en el lugar para manejar complicaciones cardiovasculares o respiratorias. Los médicos también deben estar familiarizados con las maneras de manejar a los pacientes que hayan tenido cambios de comportamiento, incluyendo agitación severa. Ellos recomiendan una documentación cuidadosa de los síntomas depresivos actuales y un seguimiento cercano de los síntomas a lo largo del tiempo.

Además, los autores sugieren revisar los posibles efectos secundarios de la ketamina después de la administración frecuente y proponen que las evaluaciones de deterioro cognitivo, molestias urinarias y consumo de drogas se consideren cuando la ketamina se utiliza repetidamente. Señalan que hay pocos datos que tratan específicamente los efectos del uso repetido de ketamina en el tratamiento de la depresión.

Algunos médicos están usando caminos alternativos para administrar ketamina, incluyendo ingestión oral, inhalación intranasal e inyección intramuscular. Existen datos muy limitados acerca de la eficacia de estos otros métodos de administración o de los efectos secundarios agudos y de largo plazo asociados.

Cabe destacar que se está realizando una investigación sustancial de fármacos inspirados en la ketamina. Mucho más datos sobre su administración de largo plazo estarán disponibles durante los próximos años. Recomendaciones más definitivas sobre el uso de ketamina para la depresión en entornos clínicos deben esperar a la finalización de dichos estudios.


Referencia:
http://jamanetwork.com/journals/jamapsychiatry/article-abstract/2605202


Los bebés que conviven con mascotas son menos propensos a sufrir de ciertas enfermedades en la adultez


Convivir con mascotas puede enriquecer el microbioma del bebé, esto puede hacer que disminuyan las probabilidades de desarrollar ciertas patologías, desde asma hasta obesidad. 


bebé perro


Dos décadas de investigación han dejado en claro que los niños que crecen conviviendo con perros tienen tasas más bajas de asma. Muchos investigadores atribuyen este hallazgo a la hipótesis de higiene: la idea de que la exposición a un poco de suciedad temprana en la vida puede evitar enfermedades (sobre todo alérgicas) que pueden aparecer más adelante.

En 2013, un equipo de epidemiólogos pediátricos de la Universidad de Alberta (Canadá)  evaluó los diferentes microbios presentes en 24 muestras fecales de niños de 4 meses. 15 de los bebés vivían en casas con al menos un perro o un gato.

Los investigadores hallaron que los bebés que convivían con mascotas tenían una mayor diversidad de microbios en los intestinos que los bebés sin mascotas. Unas décadas atrás, estos hallazgos habrían sido motivo de alarma. Los microbios, se pensaba, que era mejor mantenerlos a raya. Una historia familiar de alergias podría, incluso, haber incitado a los médicos a aconsejar a los futuros padres a renunciar a la mascota de la familia. Pero ahora  se sabe que el sistema inmune se desarrolla junto con el microbioma intestinal, la comunidad de microorganismos que viven en el intestino.


La falta de exposición a los microbios es especialmente problemática en los países desarrollados, donde las personas pasan la mayor parte de su tiempo en interiores. Los investigadores están comenzando a sospechar que los perros presentan una manera sana para que la gente fortalezca con seguridad el ambiente de un bebé.


La teoría

En los países desarrollados, la incidencia de enfermedades alérgicas y autoinmunes ha estado aumentando durante las últimas décadas. En 1989, David Strachan, un epidemiólogo de la Universidad St. George's, de Londres, halló que los niños que crecieron con más hermanos tenían tasas más bajas de fiebre del heno que aquellos que crecieron solos. Strachan, quien introdujo la hipótesis de la higiene, propuso que el aumento de las enfermedades alérgicas fue el resultado de ambientes más limpios provocados, en parte, por estándares más altos de limpieza personal.

Muchos investigadores han confirmado desde entonces que la exposición a un poco de suciedad (a través de hermanos, crecer en una granja o con alguna mascota) puede ser beneficioso e incluso evitar ciertas enfermedades. Por ejemplo, en 2015, los investigadores cuantificaron la reducción del riesgo de asma en niños que crecieron con perros. Los investigadores recorrieron los registros de niños nacidos en Suecia entre 2001 y 2010. De los 275.000 niños en edad escolar, los investigadores encontraron que los hijos de las familias propietarias de perros tuvieron un 14% menos de probabilidad de desarrollar asma que los niños que crecieron sin un perro.

Algunos investigadores sospechan que nuestra larga asociación evolutiva con los perros significó que los microbios humanos y caninos se pueden haber desarrollado en tándem. Es decir, el microbioma de un bebé que crece sin un perro (y de un cachorro creciendo sin un ser humano cerca) es, en cierto sentido, incompleto. 

Clasificar cómo los microbios del perro benefician a los seres humanos es difícil. Pero a esta altura es bastante consistente que el intercambio de bacterias no patógenas durante largos períodos de tiempo podría ser más común de lo que se piensa.


La investigación de Strachan

Strachan y su equipo compararon los microbios de la piel, la lengua e intestinos de 159 personas y 36 perros en 60 familias. Lo que encontraron fue que los microbiomas de la piel de las personas de las familias con al menos un perro eran más similares entre sí que los microbiomas de los miembros de las familias sin perro. En otras palabras, los perros estaban sirviendo como agentes de transferencia microbiana. Además, los dueños de perros tenían niveles más bajos de citoquinas inflamatorias que están implicadas en la depresión, demencia, diabetes, cáncer y enfermedad cardiovascular

Aunque hace falta más investigación, todo lleva a indicar que las mascotas hogareñas impactan favorablemente en los sistemas inmunológicos de las personas a través del microbioma.


Referencia:
http://aacijournal.biomedcentral.com/articles/10.1186/1710-1492-9-15


Deficiencia de hierro en el organismo: todo lo que hay que saber


¿Tiene deficiencia de hierro y no lo sabe? La fatiga, sentirse débil y la intolerancia al frío son síntomas comunes de bajos niveles de hierro. Además, las pruebas de sangre estándar pueden no reflejar su deficiencia temprana. 


hierro deficiencia


Existe, sin embargo, una prueba de laboratorio que indica como están sus reservas de hierro, incluso antes de que ocurran cambios notorios en el organismo. Esta prueba de laboratorio se llama ferritina sérica. Los niveles de ferritina sérica reflejan la cantidad real de reservas de hierro en el cuerpo. Un agotamiento de dichas reservas está indicando una deficiencia funcional y una carencia temprana de hierro, lo que puede causar una variedad de trastornos de salud.


Síntomas de la Deficiencia de Hierro

Cuando los niveles de ferritina son bajos, hay cantidades insuficiente de hierro en los glóbulos rojos, lo que compromete el transporte de oxígeno. Esto puede causar una serie de síntomas relacionados con la deficiencia de hierro. Estos incluyen fatiga, debilidad, dolores de cabeza, mareos, latidos del corazón rápidos o irregulares, dolores en el pecho, falta de aliento con tareas sencillas, sensación de desmayo, sensibilidad al frío, pérdida de cabello, irritabilidad, depresión y ansiedad.

Nuestros cuerpos deben mantener un suministro adecuado de hierro en el organismo y los procesos corporales cotidianos como el sudor, la micción y los movimientos intestinales causan pérdidas diarias de hierro. Los ciclos menstruales fuertes, la hemorragia, la mala absorción en el tracto digestivo, la interferencia de algunos medicamentos, el consumo de granos (fitatos), el té negro, los vinos ricos en taninos y las dietas vegetarianas comprometen los niveles de hierro.
Los atletas, especialmente los corredores, las personas con enfermedad inflamatoria intestinal e intolerancia al gluten, los pacientes con enfermedad renal crónica y las mujeres embarazadas tienen un alto riesgo de insuficiencia de hierro y bajos niveles de ferritina sérica. La ingesta dietética recomendada por los adultos para compensar estas necesidades básicas diarias es de 18-20 miligramos de hierro por día.


Baja Ferritina aumenta el riesgo de enfermedades

Saber cuáles son sus niveles de ferritina sérica puede ayudarle a salvar su vida o prevenir un problema importante. Los análisis de hematocrito, hemoglobina, hierro sérico y capacidad de fijación de hierro pueden medirse y no reflejar completamente el estado de hierro, pero sí la ferritina sérica. Varios riesgos y trastornos para la salud pueden no ser correctamente diagnosticados si la ferritina sérica no se evalúa. Los niveles elevados de ferritina también son problemáticos, pero por diferentes razones.

El rango de referencia de laboratorio de ferritina sérica para los hombres es de 12-300 ng/mL (nanogramo/mililitro) y las mujeres es de 12-150 ng/mL. Los niveles óptimos están generalmente entre 50 - 100 ng/mL. Las mujeres con menstruación suelen mejorar con niveles cercanos a 100 ng/mL.

La investigación muestra que los valores bajos de ferritina sérica se deben al agotamiento del hierro y sólo a otras dos preocupaciones conocidas: hipotiroidismo y deficiencia de vitamina C.


Trastornos del sueño y baja ferritina

El Síndrome de Piernas Inquietas (SPI) puede reflejar niveles bajos de hierro y ferritina. En el SPI, el movimiento de los músculos y las piernas ocurre cuando la persona se está relajando para dormir. Reabastecer las reservas de hierro a menudo resuelve este problema de interferencia del sueño. Las mujeres embarazadas son especialmente propensas al SPI.

Si padece trastorno periódico del movimiento de extremidades (TPME), compruebe los niveles de ferritina. Este trastorno causa movimientos repetitivos generalmente de las piernas durante el sueño. Esto es diferente al SPI, que ocurre antes del inicio del sueño. Usted o un miembro de la familia puede reconocer el TPME como breves espasmos musculares, movimientos bruscos cuando la persona está dormida. Patear en medio de la noche y no recordarlo, pero despertarse exhausto a pesar de una noche de sueño completo. La investigación publicada en la revista “Sleep Medicine” de noviembre de 2015 estudió una selección aleatoria de 801 adultos. En el estudio, encontraron una correlación significativa con las reservas séricas de ferritina a 50 ng/ml o menos y TPME. Cuanto menor sea el nivel de ferritina sérica, mayor será el problema con el TPME.


Ácido láctico elevado, fibromialgia y baja ferritina

Otra dificultad que se produce con ferritina sérica baja es el ácido láctico elevado. La deficiencia de hierro, incluso en las primeras etapas de la anemia por deficiencia de hierro, causa estrés muscular. Un estudio con animales colocados en una cinta rodante demostró que con ferritina baja desarrollaron cantidades significativamente más altas de ácido láctico en sus músculos haciendo que la actividad física se detuviera prematuramente. En los animales sanos, el ácido láctico se estabilizó en niveles moderados pero no interfirió con la capacidad de ejercicio. La deficiencia de hierro causó exceso de producción de ácido láctico debido a la insuficiencia de oxígeno transportado al tejido muscular.
Esta información es especialmente importante para aquellos que sufren de dolor crónico generalizado o trastornos como la fibromialgia. Un estudio de 2014 mostró que los pacientes con dolor crónico generalizado y fibromialgia tenían niveles elevados de ácido láctico y glutamato en el cuello y los hombros, causando mayores niveles de dolor y sensibilidad al dolor. Otro estudio en la Revista Europea de Nutrición Clínica mostró que aquellas personas que tenían una ferritina sérica de 50 ng/mL o menos tuvieron un riesgo 6,5 veces mayor de fibromialgia.


Energía, mitocondrias y ferritina

El aumento de la producción de ácido láctico, la disminución de la actividad aeróbica y la baja ferritina sérica crean un peso significativo en las fábricas productoras de energía o mitocondrias de nuestras células. Con poco hierro, la función de las mitocondrias está comprometida causando fatiga sustancial. Además, los estudios en animales muestran que el hierro en cantidades inadecuadas provoca una disfunción generalizada de las mitocondrias y daños en el ADN. Una vez que las reservas de hierro se reponen, la función mejora y la inflamación que causa el daño del ADN disminuye. Demasiado hierro también compromete la función de las mitocondrias, ya que el exceso de hierro es tóxico para las mismas.


Estado de ánimo, función cognitiva y neurodegeneración

El hierro es un nutriente esencial para el cerebro y sin la cantidad adecuada, ocurren varios problemas.
El hierro es esencial para la síntesis y el uso de los neurotransmisores dopamina, serotonina, adrenalina y epinefrina. Estos neurotransmisores principales ayudan a la emoción, el enfoque, la atención, el movimiento físico, el placer y la motivación. El hierro es esencial para la membrana alrededor de los nervios, es decir, la vaina de mielina. Sin hierro, la conducción nerviosa se ralentiza en todo el cuerpo. Incluso las partes del cerebro que procesan el sonido y la información visual están comprometidas. La falta de coordinación o torpeza, ansiedad, depresión, cambios cognitivos, problemas sociales y de atención se han asociado con insuficiencia de hierro.

Algunos estudios muestran que algunos casos de neurodegeneración están relacionados con hierro insuficiente y baja ferritina. Como resultado, la función mitocondrial en el cerebro se ve afectada y la producción de radicales libres aumenta. Este estrés de los radicales libres hace que las estructuras grasas en el cerebro se oxiden y dañen. El enfoque en la salud del cerebro y el hierro siempre ha considerado el exceso de hierro como una causa de la neurodegeneración. Ahora sabemos que poco hierro es también perjudicial para el adecuado funcionamiento del cerebro. Los estudios en animales demuestran que la baja ferritina puede causar que las neuronas motoras degeneren y que la actividad mitocondrial sufra. Esta información no se había reconocido previamente. Estas neuronas motoras son nervios que se extienden desde el cerebro o la médula espinal hasta los músculos creando movimiento y acción física. Esto se traduce en debilidad y desgaste de los músculos de los brazos y piernas. A veces, el habla, la masticación y la deglución también se ven afectados.


Aumento del riesgo de accidentes cerebrovasculares y coágulos relacionados con insuficiencia de hierro

Los eventos de accidente cerebrovascular pueden aumentar notablemente con niveles bajos de ferritina sérica y hierro. Un estudio en la revista Thorax encontró una sorprendente revelación con embolismo pulmonar o trombosis venosa profunda (coágulos sanguíneos en los pulmones o piernas) relacionados con niveles bajos de ferritina y hierro. Ellos encontraron que los pacientes con una historia baja en hierro y accidente cerebrovascular tenían un factor de coagulación genética elevado llamado factor VIII. Esta combinación llevó a una probabilidad de aumento de 2,5 veces de tener un coágulo en la sangre. Este estudio mostró que los altos niveles de factor VIII son fuertes factores de riesgo de coágulos sanguíneos. Los bajos niveles de hierro se asociaron fuertemente con mayores niveles de factor VIII.

Investigaciones adicionales encontraron que la deficiencia de hierro aumenta la adherencia de las plaquetas, que son células sanguíneas muy pequeñas. Esto duplicó el riesgo de accidente cerebrovascular, especialmente cuando los vasos sanguíneos de los pulmones eran deformes. Una historia familiar de accidentes cerebrovasculares, trombosis venosa y/o embolias pulmonares junto con niveles bajos de ferritina y hierro crea una situación de alto riesgo. Los aceites Omega-3, ácido pantoténico, vitamina E, extracto de semilla de uva, resveratrol y curcumina, pueden ayudar a la salud de las plaquetas y la circulación.

Los pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva deben ser conscientes de sus niveles de hierro. Su deficiencia es un factor de riesgo independiente de la insuficiencia cardíaca. La investigación muestra que aproximadamente la mitad de todos los pacientes con insuficiencia cardiaca tienen deficiencia de hierro funcional (baja ferritina) o deficiencia absoluta significativa de hierro. Sin hierro adecuado, el músculo cardiaco y la capacidad de ejercicio cambian incluso cuando no hay cambios en los niveles de hemoglobina o en la anemia por deficiencia de hierro. El hierro es un componente esencial de la mioglobina, que es una proteína que transporta oxígeno al corazón y los músculos esqueléticos. Sin hierro adecuado y funcionamiento de la mioglobina, la oxigenación del corazón y los músculos esqueléticos sufren. Esto conduce a un empeoramiento de la fatiga, a un mayor contenido de ácido láctico y a un mayor compromiso del músculo cardíaco.


Valores de azúcar en la sangre afectados

Los bajos niveles de ferritina pueden elevar los niveles de hemoglobina A1C. La hemoglobina A1C es un valor de laboratorio utilizado para medir la regulación y el control de la glucemia a largo plazo. Los investigadores descubrieron que los no diabéticos y los diabéticos pueden tener un nivel más alto de hemoglobina A1C cuando el hierro es deficiente que si las reservas de hierro son adecuadas. Esto se debe a la cantidad de tiempo que los glóbulos rojos permanecen en circulación. Esto puede determinar lo bien que se administre el azúcar en la sangre.


H. Pylori y ferritina baja

H. Pylori es una causa conocida de úlceras de estómago y cáncer gástrico. Las úlceras que se desarrollan contribuyen a la pérdida de sangre que causa deficiencia de hierro. La investigación reciente demuestra que los individuos que tenían los niveles más bajos de la ferritina tenían las cepas más virulentas de H. Pylori con una inflamación robusta y el riesgo más alto de cáncer gástrico. Esta evidencia se encontró tanto en estudios animales como en humanos.


Los niveles de ferritina prenatal y la salud del bebé

La anemia por deficiencia de hierro en lactantes y niños es una preocupación importante. La insuficiencia de ferritina sérica en el útero durante el embarazo plantea problemas de desarrollo para un bebé sano. Los niveles bajos se definen como menos de 75 ng/mL. Este valor de laboratorio está lejos de los niveles de deficiencia de hierro y no se vería en un análisis de hierro y de glóbulos rojos. Los estudios han encontrado que los niveles bajos de ferritina causaron efectos adversos en el cerebro en desarrollo y el sistema auditivo. Los niños con déficit de hierro tuvieron problemas para reconocer y recordar la voz de su madre a los dos meses de edad. La parte de la memoria del cerebro del bebé, el hipocampo fue disfuncional como resultado de la insuficiencia de hierro durante el crecimiento prenatal.


Para terminar

Para ayudar a reponer los niveles de hierro, asegúrese de que su dieta sea rica en proteínas animales orgánicas, especialmente carnes rojas e hígado de res o hígado de pollo y espinacas. Las proteínas animales proporcionan las mejores fuentes de hierro muy superiores a la fuente vegetal. Las fibras de las fuentes vegetales compiten fácilmente contra la absorción de hierro. La suplementación con hierro es imprescindible si los niveles de ferritina sérica son bajos. Use bisglicinato de hierro altamente absorbible para un suplemento de hierro no irritante y fácilmente absorbible. Añadir vitamina C adicional y asegurarse de que su tiroides es saludable, ya que estas son otras causas directas de baja ferritina sérica.

Trabajar para apoyar el flujo sanguíneo saludable y reducir la adherencia de las plaquetas, especialmente si hay antecedentes familiares de coágulos sanguíneos. Proteja sus mitocondrias y su cerebro de esta falta de hierro y los cambios consecuentes en la oxigenación de los tejidos. Hay un estimado de dos mil millones de personas en el planeta con deficiencia de hierro.


Referencias:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2084622/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK1155/


Salud intestinal: el factor oculto en la ecuación de la obesidad


Durante años, nos han dicho que la gestión de nuestro peso es un balance entre las calorías que consumimos y a las calorías que gastamos, y que es posible perder peso haciendo más ejercicio y comiendo menos.


obesidad


Pero si usted ha estado luchando con su peso, sabe perfectamente que esto no es tan simple. Puede ser increíblemente frustrante hacer un gran esfuerzo en realizar una dieta saludable y moderada, además de hacer ejercicio regularmente y seguir teniendo sobrepeso. ¿Por qué ocurre esto?

Los investigadores están comenzando a entender un factor ignorado en esta ecuación: el microbioma humano. El tracto digestivo es el hogar de una enorme población de microorganismos que le ayudan a digerir los alimentos y extraer nutrientes. Normalmente, hay un equilibrio entre los diferentes tipos de "bacterias intestinales", pero si estas proporciones se desequilibran, es probable desarrollar una serie de problemas de salud.

La obesidad es una de estas condiciones relacionadas con la alteración del microbioma. Si tiene sobrepeso u obesidad, es muy probable que tenga un desequilibrio en las bacterias intestinales y sufra de "intestino con pérdidas", o daño en la pared intestinal que permite que bacterias, toxinas, proteínas y grasas mal digeridas pasen por los intestinos hacia el torrente sanguíneo. Juntos, el desequilibrio de los microorganismos y el intestino con fugas pueden causar síntomas en todo el cuerpo.


Equilibrio de bacterias intestinales

En muchas personas, es posible que estos microorganismos intestinales nunca se hayan equilibrado adecuadamente. Por ejemplo, las personas nacidas por cesárea y también aquellas que son alimentadas con leche de fórmula y no con el pecho materno, se pierden de heredar importantes buenas bacterias de su madre. Es decir, para muchas personas, el problema de la obesidad comienza al nacer.

Ya en la edad adulta, el desequilibrio en la flora intestinal puede ser causado por el estrés, o por una dieta alta en grasas o alta en carbohidratos. Los antibióticos son otro de los principales culpables. Cuando consumimos estos fármacos, la abundancia de "buenas bacterias" en el intestino se puede reducir hasta en un tercio, y este efecto puede durar semanas o meses, haciéndonos vulnerables a los cambios digestivos y metabólicos que pueden causar aumento de peso. De hecho, el ganado a menudo se alimenta con dosis de antibióticos para que alcancen el peso de mercado más rápidamente. Estudios en ratones sugieren que una dieta alta en grasa combinada con antibióticos conduce a una tasa especialmente alta de obesidad.

Dicho esto, usted ya se habrá dado cuenta que la salud intestinal afecta a una buena cantidad de aspectos de nuestro bienestar y salud, incluyendo el peso. Es decir, restaurar la salud digestiva (mediante el reequilibrio de los microorganismos intestinales) puede ser de gran ayuda en la gestión de la obesidad (y de otras enfermedades o condiciones).
Veamos algunas pautas que ayudan a estabilizar la buena salud intestinal:
  
  • Use los antibióticos con moderación: Hable con su médico sobre las maneras de evitar el uso innecesario de antibióticos. Por ejemplo, no curar el resfriado común u otras condiciones causadas por virus.
  • Tome un suplemento probiótico: Estos pueden ayudar a restaurar un equilibrio saludable de la flora intestinal. Use un producto que tenga microorganismos vivos y una mezcla de diferentes bacterias y levaduras, incluyendo Lactobacilo GG, Saccharomyces boulardii y Bifidobacteria. Algunos yogures de plaza lo contienen.
  • Coma alimentos prebióticos: Los prebióticos son carbohidratos no digeribles (generalmente fibras alimentarias solubles) que actúan como alimento para los probióticos. Las mejores fuentes de fibras alimenticias solubles son la raíz de achicoria, cebollas, ajo, espárragos, jicama (papa mexicana), manzanas, semillas de lino, salvado de trigo, plátanos y alcachofas. También puede comprar prebióticos en forma de suplemento.
  • Controle su estrés: Ya sabe que las molestias diarias pueden afectar su peso cuando le hacen querer comer para calmar su ansiedad. Pero el estrés también puede cambiar el equilibrio de las bacterias intestinales. Practicar técnicas de relajación como la meditación puede ayudar.

  
Si le resulta difícil administrar su peso a través de la dieta y el ejercicio, sepa que no está solo. Al prestar atención al eslabón perdido -su microbioma- puede finalmente comenzar a lograr algún progreso real.


Referencia:
https://bmcmedicine.biomedcentral.com/articles/10.1186/1741-7015-9-24


La mitad de las muertes por infartos o ACV están relacionadas con la alimentación


Una nueva investigación publicada en “The Journal of the American Medical Association” halló que la dieta tuvo que ver en casi la mitad de todas las muertes relacionadas a enfermedades cardíacas, accidente cerebrovascular (ACV) y diabetes tipo 2. Esto quiere decir que lo que comemos no sólo puede afectar lo bien que podemos estar, sino que también incide en cuánto tiempo podemos vivir. 

manzanas

La investigación

El estudio, realizado en la Universidad de Tufts (Boston, Massachusetts) determinó que, básicamente, 10 nutrientes son los culpables por el 45,4% de las muertes (casi 319 mil casos) en el transcurso de un año.

Los investigadores descubrieron que el mayor número de muertes cardiometabólicos relacionadas con la dieta estaban vinculadas con comer demasiada sal, bebidas azucaradas, carne procesada y sin procesar, mientras que no se consumía suficiente frutas, verduras, granos enteros, mariscos, grasas omega-3 y grasas poliinsaturadas (que se encuentran en las nueces, las semillas de lino, pescados y semillas de girasol).

"Se estimó que los factores dietéticos estaban asociados con una proporción sustancial de muertes por enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes tipo 2", dijeron los autores del estudio. "Estos resultados deben ayudar a identificar las prioridades, guiar la planificación de la salud pública, e informar las estrategias para alterar los hábitos dietéticos y mejorar la salud".


La principal causa de muerte en el mundo para los mayores de 45 años es la cardiopatía coronaria, y los datos indican que representan una de cada siete muertes de hombres y una de cada ocho en mujeres.


Señalar a lo que comemos como culpable de nuestra salud es notoriamente difícil. No sólo la gente tiende a subestimar lo que están comiendo (y sus cantidades), también existe el reto de aislar los efectos de los nutrientes de forma individual y los alimentos en sí, en comparación con los muchos otros factores que afectan a nuestra salud.

"Mejorar la calidad de la dieta podría ayudar a prevenir una gran fracción de muertes cardiometabólicas, como así también reducir las disparidades sanitarias", escribieron los autores del estudio. "Hay cierta precedencia -como los ensayos realizados sobre la dieta mediterránea- que la modificación de la alimentación puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares entre un 30 y un 70%".


En los países desarrollados, menos de la mitad de los adultos cumplen con las pautas dietéticas para el consumo diario recomendado de dos o más frutas, mientras que el 93% no come las cinco porciones recomendadas de verduras.


Al menos en los países occidentales, casi todo el mundo está comiendo una dieta que es subóptima en términos de su salubridad potencial, todo el mundo come un poco de comida chatarra, un poco demasiada sal, un poco demasiada grasa. Esto significa que "pequeños cambios incrementales" pueden marcar una gran diferencia en nuestra calidad de vida.
Dichos resultados también deberían ser un impulso para las autoridades en establecer estrategias y ayudar a variar las costumbres dietéticas de la población.


Referencia:
http://jamanetwork.com/journals/jama/article-abstract/2608221